A 42 AÑOS DE LA MASACRE DE LAS ARADAS EN CHALATENANGO FAMILIARES DE LAS VÍCTIMAS BUSCAN JUSTICIA

Aún cuando las armas callaron el 16 de enero de 1992, con la firma de los acuerdos de paz en el Castillo de Chapultepec en México, hay muchas heridas que dejó el conflicto que siguen abiertas.

Una de ellas es la masacre de las aradas, cometida en 1980 por soldados del ejército en la zona de Arcatao en el norteño departamento de Chalatenango, una zona que este sabado califican militantes del FMLN, como una zona “Llena de montañas, con el río Sumpul serpenteando cerros y llanuras, pero sobretodo con la presencia de veteranos, lisiados, hombres y mujeres comprometidos con la historia, honrando a los mártires de la peor de las masacres ocurridas en Chalatenango.

Se trata de un grupo de hombres y mujeres que se han desplazado al lugar donde fueron ejecutadas unos 600 campesinos entre hombres mujeres y niños, para honrar su memoria y clamar justicia y verdad.

“No importa si hemos de caminar un par de horas para llegar a rendirle homenaje a nuestros mártires, más bien nos recuerda cuando andábamos por esos caminos con fusil en el hombro, pertrechos, ollas y alimentación para la tropa”, se lee en la cuenta Arcatao FMLN oficial, cuyos miembros participan en la actividad.

“Arcatao presente, como cada año, en el acto de homenaje a nuestros hermanos y hermanas”, dice uña pancarta que abre camino a la peregrinación entre montañas y senderos de tierra.

El 14 de mayo de 1980 fueron asesinados,aproximadamente, 600 campesinos, principalmente mujeres, niños y ancianos, durante una operación militar dirigida por la Fuerza Armada.

Cada año, el 14 de mayo, muchos sobrevivientes, sus familiares y sus amigos realizan una peregrinación hacia Las Aradas, el sitio donde ocurrió la masacre.

Esta conmemoración anual es también una oportunidad para muchas personas de expresar su solidaridad con los sobrevivientes y la exigencia de verdad y justicia.