PRESIDENTE DE CESTA EXPLICA RAZONES DE CRISIS AMBIENTAL EN EL PAÍS

Redacción: René Orellana

Una situación que El Salvador ha resentido en fechas recientes y que ha despertado todo tipo de especulaciones, tiene que ver con la crisis ambiental que actualmente se vive en el territorio nacional, específicamente por los altos niveles de contaminación presentados en los diferentes ríos que componen el país.

Según el presidente del Centro Salvadoreño de Tecnología Apropiada (CESTA), Dr. Ricardo Navarro, no solo en el Salvador sino que a nivel mundial se está viviendo una crisis ecológica, debido a que el planeta ha excedido el nivel de tolerancia que puede soportar ante la contaminación.

“Cuando usted genera un impacto en el planeta se recupera, pero hay un límite que es lo que nosotros los ecologistas llamamos «resiliencia», es la capacidad de los ecosistemas de adaptarse a los cambios y preservar el medioambiente, pero que en el planeta se han excedido estos los límites y ya no puede recuperarse. En gran parte debido al cambio climático, erosión de la biodiversidad, la contaminación de sustancias nuevas como plástico, contaminación en nitrógeno y fósforo”, comentó Navarro.

En lo que respecta a los problemas ambientales registrados a nivel nacional, el doctor Navarro expuso que esto se debe a que no existe un monitoreo constante que ayude a prevenir esta problemática. Un ejemplo de ello es el caso de rio bravo en el Distrito de Tecoluca, Municipio de San Vicente Sur, cuando los habitantes de la zona notaron que el río empezó a tornarse oscuro, informaciones preliminares justificaron este camino debido a la presencia de melaza, el cual es un líquido oscuro.

No obstante el presidente de CESTA explica que la verdadera razón se debe, a las altas dosis vertidas en el río, ya que al derramar productos orgánicos en un cuerpo líquido, se incrementa la demanda bioquímica de oxígeno, privando a los peces de este vital elemento, lo que eventualmente causa su muerte.

Ante esta situación Navarro hizo un llamado a las autoridades del Ministerio de Medio Ambiente a tener un equipo de personas que estén continuamente observado cualquier clase de perturbaciones que afecten la estabilidad de los ríos, debido a que mucha gente vive de esa agua y la utiliza regularmente en sus actividades diarias.